El ratio de sharpe

El ratio de sharpe

Ideas de inversión

Arancha Gómez

27 de octubre de 2021

3 minutos

Las decisiones de inversión tienen que atender muchas variables que nos dirán si una inversión es adecuada para nosotros. Pero, si como pasa con los mandamientos, tuviéramos que resumir dichas variables en las dos más representativas, estas serían la rentabilidad y el riesgo. Hoy hablaremos sobre cómo vincular la rentabilidad y el riesgo a través del ratio de Sharpe.

El ratio de Sharpe es uno de los coeficientes de inversión mas utilizados a día de hoy. Se desarrolló a finales de los años sesenta por el profesor de la universidad de Stanford, William Sharpe. Este ratio permitió valorar el rendimiento de una inversión en función del riesgo que se asume.

Hasta ese momento se solía medir la calidad de un fondo por la rentabilidad que ofrecía. No se incluía el factor riesgo dentro de la ecuación, aunque esto pudiera ser tanto o más crucial que el rendimiento de la inversión.

Por ejemplo, podría ser que un fondo que invierte mayoritariamente en economías emergentes se considerase mejor que otro que invierte en mercados consolidados sólo porque es mas rentable. Sin embargo, el riesgo que se asume en un fondo de países emergentes es mucho mayor que el que conlleva productos de economías desarrolladas.

Con el ratio de Sharpe conseguimos medir exactamente la relación entre ambos factores, rentabilidad y riesgo. A partir de su resultado, podemos deducir qué inversión es más adecuada.

Cómo interpretar el ratio de Sharpe

Podemos decir que cuanto más alto es el ratio de Sharpe, mejor será ese fondo si solo consideramos el binomio rentabilidad-riesgo. Por tanto, un ratio de Sharpe negativo indica un rendimiento inferior al de la rentabilidad sin riesgo. Por su parte, un ratio inferior a 1 indica una situación en la cual el rendimiento del activo es inferior al riesgo del mismo. Si el valor está por encima de 1, el ratio nos indica que la rentabilidad que se obtiene por unidad de riesgo es mayor.

Puedes consultar el ratio de Sharpe de nuestro fondo en el informe mensual de Olea Neutral.

 

También te puede interesar:

Pegue también este código inmediatamente después de la etiqueta de apertura:

Ventajas de un fondo multiactivo

Ventajas de un fondo multiactivo

Prensa

Arancha Gómez

28 de septiembre de 2021

3 minutos

«Con Estados Unidos en máximos. ¿es buen momento para entrar? ¿Cómo debo interpretar el tapering y las futuras subidas de tipos? ¿Qué acciones y bonos son los más adecuados? ¿En qué proporciones? ¿Y si hubiera algún activo, además de estos, que sea más provechoso?» Existe una fórmula muy útil para quienes tienen este tipo de preocupaciones: te presentamos las ventajas de un fondo multiactivo.

Los fondos multiactivo son aquellos fondos capaces de invertir en diferentes categorías de activo de forma combinada. De esta manera, el equipo gestor tiene flexibilidad para sobreponderar su exposición a un activo u otro en función de las circunstancias de mercado.

Con un fondo así de flexible, el cliente rebaja el riesgo de errar en su asignación de activos. Gracias a la agilidad y el saber hacer que tienen los gestores para adaptarse a nuevas coyunturas, es posible evitar quedar anclado en un activo inadecuado. La tarea de la selección de activos queda delegada en el equipo de expertos del fondo, labor que se hace más compleja en contextos como el actual, en el que la deriva de los diferentes sectores y compañías puede ser muy dispar.

Otras ventajas de un fondo multiactivo

Una ventaja muy destacada de este tipo de fondos es la posibilidad de acceder a otros mercados, además de a los tradicionales. Así, es posible acceder a alternativas rentables con riesgos controlados. Véase como ejemplo la inversión en materias primas, o las diferentes divisas que puedan actuar como refugio y fuente de estabilidad para nuestra inversión.

Otra ventaja más con la que cuenta un fondo multiactivo, generalmente, es la posibilidad de invertir en opciones y futuros: herramientas complejas que pueden resultar muy útiles y eficientes en términos de coste, que suelen estar en manos de profesionales.

Olea Neutral es ese fondo multiactivo capaz de gestionar por nosotros la selección de ideas de inversión, diversificando entre diferentes tipos de activo y gestionando de manera continua y ágil nuestra exposición a los diferentes mercados mundiales. En definitiva, controlando el riesgo que asumimos y haciendo la tarea de invertir nuestros ahorros mucho más sencilla.

 

También te puede interesar:

Pegue también este código inmediatamente después de la etiqueta de apertura:

Tres ideas para invertir mejor

Tres ideas para invertir mejor

Prensa

Arancha Gómez

22 de septiembre de 2021

3 minutos

Operar en los mercados financieros sin la asistencia de un profesional no es tarea fácil. Por eso, queremos compartir contigo tres ideas para invertir mejor.

1. Diversificar

Uno de los principales fundamentos de la gestión de riesgos es conocer cómo vamos a diversificar. Esta es una excelente forma de reducir el riesgo sin que, por ello, tengamos que comprometer la rentabilidad.

Una forma de entenderlo es con la analogía basada en llevar huevos en cestas. Lo normal, es que, si se tienen varias cestas con huevos, la probabilidad de que haya un accidente y se rompan todos los huevos es menor que si se llevasen todos en una única cesta.

Con las inversiones pasa algo similar. Cuanto más diversa y variada sea nuestra cartera, menor será la probabilidad de que todos los activos fallen a la vez. Por tanto, mejor que invertir en pocos activos financieros, es más aconsejable la inversión en un fondo que aporta esta diversificación de forma predeterminada y que fiscalmente resulta más eficiente.

Aun así, existe un tipo de riesgo llamado riesgo sistémico o no diversificable. Este se refiere a aquellos casos en los que causas aleatorias pueden afectar a nuestras inversiones sin que podamos limitar ese riesgo simplemente diversificando. Nos referimos a ajustes normativos, situaciones geopolíticas, climatológicas… así como eventos sobrevenidos como una pandemia o la erupción de un volcán.

2. Cumplir con el horizonte temporal marcado

También llamado plazo indicativo de la inversión.  Este es el tiempo que el inversor debe mantener su capital invertido antes de disponer de él.

En el caso de fondo Olea Neutral, para que la estrategia de inversión alcance sus objetivos, es recomendable (que no obligatorio) mantener la inversión en cartera durante, al menos, 3 años.  Por tanto, podemos decir que el horizonte temporal de este fondo es de medio plazo.

Es por eso por lo que aconsejamos fijarnos en el tiempo que tendremos el dinero invertido para poder elegir el fondo que se alinee con nuestro horizonte temporal.

3. Contar con gestores expertos

La última de estas tres ideas para invertir mejor pasa por confiar en el equipo gestor. A fin de cuentas, son profesionales con muchos años de experiencia en el sector, y pueden ver la situación de una forma más objetiva y analítica.

Olea Neutral cuenta con dos gestores de larga trayectoria, Rafael Peña y Hernán Cortes. Ambos suman más de 50 años de experiencia en gestión y mercados financieros. Rafael Peña comenzó la gestión de Olea Neutral en 2004 y en 2009 se unió Hernán Cortés. La continuidad de responsables y modelos de gestión es una de las bases del éxito en la gestión de inversiones a medio/largo plazo. Además, ambos tienen todo su patrimonio financiero invertido en el fondo, lo que ahonda en su compromiso con el proyecto de Olea Neutral.

Confiamos en que, con estas tres sugerencias, la elección del fondo más adecuado a tus necesidades te permita sacar un mayor partido a sus inversiones.

 

También te puede interesar:

Pegue también este código inmediatamente después de la etiqueta de apertura:

El horizonte temporal de la inversión

El horizonte temporal de la inversión

Ideas de inversión

Arancha Gómez

17 de agosto de 2021

4 minutos

Anteriormente ya hemos explicado términos como el de volatilidad. Se trata de indicadores que debemos consultar antes de invertir en un fondo. Otro de los aspectos que debemos revisar es cuánto tiempo estamos dispuestos a mantener esa inversión. A este periodo de tiempo se le denomina plazo indicativo de la inversión u ‘horizonte temporal de la inversión‘. Respetarlo o no puede determinar que se consigan (o no) los objetivos de la inversión. Veamos cómo funciona. Para ello tomaremos como ejemplo Olea Neutral.

El fondo Olea Neutral tiene un horizonte temporal de la inversión de 3 años. Así se especifica en el folleto. Según esto, lo recomendable es mantener el dinero invertido, al menos, este tiempo. Aunque hacerlo no garantiza al 100% que se cumplan los objetivos, sí representa un periodo suficiente para que los gestores puedan llevar a cabo su estrategia.

La  mayoría de fondos son líquidos. Esto significa que el partícipe puede recuperar su inversión a precio de mercado en cualquier momento. Pero hacerlo antes de tiempo puede perjudicarle. Lo ideal es cumplir con los tiempos marcados. Por eso, es importante que antes de elegir un fondo comprobemos que los horizontes temporales del inversor y del propio fondo están alineados. Si vas a necesitar tu dinero antes, es mejor que busques otra opción.

En ocasiones, cuando el mercado baja, muchos partícipes deciden retirarse aun cuando no ha pasado el tiempo necesario para que la estrategia de los gestores dé sus frutos. Lo recomendable en estos casos es mantener la cabeza fría. Analizar bien la situación. Las bajadas de mercado son habituales. Pueden ser estructurales o impulsadas por acontecimientos concretos. Es tarea del gestor tomar las decisiones oportunas para que el fondo funcione de la mejor manera posible.

También te puede interesar:

 

Consulta toda la información sobre el fondo Olea Neutral aquí.

También puedes suscribirte al fondo a través de este enlace. El proceso es 100% online.

Pegue también este código inmediatamente después de la etiqueta de apertura:

La gestión activa y la gestión pasiva

La gestión activa y la gestión pasiva

Ideas de inversión

Arancha Gómez

27 de julio de 2021

4 minutos

En el ámbito de la inversión, existen distintas maneras de enfocar la estrategia o filosofía con las que se realizan las operaciones. De todas ellas, los dos modelos más conocidos son la gestión activa y la gestión pasiva.

Hablamos de gestión activa cuando un inversor particular, un gestor o un asesor financiero realiza un estudio y seguimiento constante de las operaciones que ha realizado y las que potencialmente puede realizar, con el fin de obtener mayor rentabilidad que el mercado o índice de referencia (Benchmark). El rendimiento con respecto al índice de referencia se mide con un indicador denominado Alpha.

Estilos de gestión activa

Dentro de la gestión activa, nos encontramos con distintos estilos de inversión. Cada uno atiende a diferentes parámetros y se basa en distintos factores para obtener el valor del activo y medir el atractivo de la inversión.

    • Value: Benjamin Graham fue el pionero en el estilo value, al que siguieron grandes inversores como Warren Buffet o el español Francisco García Paramés. Esta categoría busca invertir en acciones con un valor intrínseco superior al precio de la acción, con la premisa de que dicho precio se vaya ajustando al precio justo al que debería de cotizar. En el estilo value, se suele invertir en empresas a las que el mercado no les está reconociendo su valor potencial. La finalidad es que estas empresas acaben revalorizándose para así obtener una rentabilidad extraordinaria.
    • Growth: El estilo growth consiste en invertir en acciones con altas expectativas de crecimiento en sus beneficios, de modo que se justifica que se puedan comprar a precios elevados. Es un estilo muy común con empresas tecnológicas.
    • Blend: Es un sistema mixto que junta las dos filosofías anteriores. Con ella se pretende obtener las cualidades de ambas y compensar aquellos aspectos en los que puede fallar cada estilo.
    • Buy & Hold: Por último, está el Buy&Hold, que literalmente es comprar y mantener un activo, con la expectativa de mantenerlo en cartera pase lo que pase. Es importante entrar en activos de calidad para poder llevar a cabo dicha estrategia sin sobresaltos.

La gestión pasiva

Además, existe una alternativa que consiste básicamente en comprar índices con el fin de obtener la rentabilidad anual que ofrece el conjunto de bolsas. Se trata de la gestión pasiva. En este caso, no es necesario hacer ningún análisis ni seguimiento de las inversiones, sino que marchan según cómo evolucione ese índice al que se ha vinculado la inversión. Es un estilo mucho menos exigente, en el que el gestor no es tan importante como en el modelo activo . De ahí que nos refiramos a este estilo como Gestión Pasiva.

 

¿Cuál es tu opinión sobre la gestión activa y la gestión pasiva? ¿Qué modelo tiene más presencia en tu cartera de inversión?

Pegue también este código inmediatamente después de la etiqueta de apertura:

Valorar la rentabilidad a partir de la volatilidad

Valorar la rentabilidad a partir de la volatilidad

Ideas de inversión

Arancha Gómez

8 de junio de 2021

4 minutos

Los partícipes de un fondo tienen como primer objetivo obtener rentabilidad. Nadie empieza a invertir en un producto financiero por el mero placer de asumir un riesgo. El fin último de la inversión es obtener un rédito. Por eso debemos saber que existe un elemento en la inversión que es imposible disociar de la rentabilidad. Se trata de la volatilidad. Rentabilidad y volatilidad son conceptos que suelen ir de la mano, y es que este último es un parámetro que nos avisa de cuán arriesgado es confiar nuestros ahorros a un producto en concreto.

Toda inversión siempre conlleva un riesgo. No hay alternativa en el mercado que pueda garantizar al 100% que no habrá pérdidas. Ese miedo a perder dinero es lo que define a los distintos perfiles de inversor: conservador, moderado o arriesgado.

Un perfil conservador, por ejemplo, querrá asumir el menor riesgo posible para no ver disminuir sus ahorros en ningún caso. Muchas veces, este temor al riesgo cobra más importancia que la propia rentabilidad a la hora de invertir. En un contexto de tipos bajos como el actual, el inversor conservador puede pasar un determinado tiempo sin recibir rentabilidad y aceptar la circunstancia. Pero no puede vivir con una volatilidad alta mucho tiempo porque el miedo o la incertidumbre que percibe no se lo permitirá.

¿Pero qué es la volatilidad?

La volatilidad es un parámetro que mide la frecuencia e intensidad de los cambios de precio de un activo -desviación estándar- en un horizonte temporal específico. Es decir, la volatilidad nos dice si un activo ha tenido fuertes vaivenes en su valor y, por tanto, es poco estable en su precio. Se usa con frecuencia para cuantificar el riesgo del instrumento.

Por tanto, cualquier inversor, y más aun los que tienen un perfil conservador, deberán medir el nivel de variación de la rentabilidad de un producto antes de realizar la inversión. Y medirlo en función de un período de tiempo determinado, que además será más representativo, cuanto más histórico podamos analizar.

Olea Neutral hace un control del riesgo en la inversión estricto desde hace más de una década. Tratamos con la misma importancia la rentabilidad y el riesgo que asumimos para obtenerla. Por eso, nos obligamos a mantener una volatilidad entre el 5% y el 9%.

Sólo otorgando a la gestión del riesgo el protagonismo que merece, conseguiremos que nuestros partícipes se encuentren cómodos en su inversión.

Consulta los datos de rentabilidad y volatilidad de Olea Neutral en nuestro informe mensual.

Pegue también este código inmediatamente después de la etiqueta de apertura:

Gestoras independientes y gestoras bancarias

Gestoras independientes y gestoras bancarias

Ideas de inversión

Arancha Gómez

25 de mayo de 2021

4 minutos

Una clasificación habitual de los fondos de inversión se basa en la naturaleza de su gestora. Principalmente, se habla de dos grupos: gestoras independientes y gestoras bancarias. ¿Cuál es mejor? Trataremos de dar nuestro punto de vista en este artículo.

De acuerdo con la CNMV, en su Boletín Trimestral que mide la rentabilidad y costes de las IIC nacionales en los últimos diez años (Trimestre I 2020), las gestoras independientes obtuvieron mejores promedios de rentabilidad que las pertenecientes a entidades bancarias. ¿Es esto definitivo? Nosotros creemos que no. Hablar de los fondos de manera tan genérica encierra algunas trampas. Deberemos trascender e interesarnos por los fondos de manera individual, comparándolos con los de su misma categoría. Y es que, en nuestra opinión, los fondos no deben ser valorados por su origen, sino por su trayectoria.

Muchas veces se les recrimina a las gestoras de grupos financieros que puedan caer en conflicto de interés. Pero de existir dicho conflicto, este se encontraría en la comercialización de los productos y no tanto en su gestión. Es necesario examinar caso a caso y sacar conclusiones pormenorizadas.

Gestores de unas y de otras

El origen de muchos de los mejores gestores españoles e internacionales se encuentra en los bancos. Algunos han decidido crear su propia gestora. Es el caso de Iván Martín, que después de obtener unos magníficos resultados trabajando para las gestoras de una aseguradora y de un banco, ha decidido crear una independiente. Otro caso es el de Klaus Kaldemorgen, uno de los gestores más reconocidos de Alemania y que trabaja desde hace más de 10 años para la gestora de un gran banco de su país.

Nuestros gestores, ambos, comenzaron sus carreras profesionales en grandes grupos bancarios nacionales e internacionales. Al principio, gestionaban su fondo, Neutral, desde una entidad financiera española y ahora lo hacen con su propia gestora, Olea Gestión. En los más de 17 años que llevan con este fondo, la gestión siempre se ha hecho desde el compromiso y la rigurosidad. Tomando decisiones de la manera más racional y meditada, poniendo en el centro a los partícipes y centrando todo el trabajo del equipo en único fondo de inversión.

En definitiva, como ahorradores o inversores (igual que hacemos como consumidores), es primordial ser selectivos. No nos conformemos con el primer producto que nos propongan. Indaguemos, comparemos, y saquemos nuestras propias conclusiones. También podemos valorar la historia del producto, la rentabilidad y el riesgo que ha asumido para obtenerla. Descubramos, además, en qué plazos se preserva capital, cuándo sufrieron las mayores caídas, si invierten en su propio producto y el nivel de disponibilidad y acceso a la información que proporcionan. Todo esto es mucho más importante que el hecho de formar parte de una gestora independiente o bancaria.

 

Si quieres conocer más sobre un fondo como Olea Neutral, de una gestora independiente, accede a toda la información que necesitas con este link.

Pegue también este código inmediatamente después de la etiqueta de apertura:

Las inversiones periódicas

Las inversiones periódicas

Ideas de inversión

Arancha Gómez

27 de abril de 2021

3 minutos

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar”. Este celebérrimo verso de Antonio Machado enlaza la reflexión que hicimos hace unas semanas en este blog con el artículo de hoy. Y es que una buena forma de invertir es hacerlo paso a paso, creando nuestro ahorro a partir de inversiones periódicas.

Nos encontramos, además, en un buen momento para plantearnos esta estrategia de inversión. Actualmente, las aportaciones a planes de pensiones están limitadas a 2.000€ al año y las pensiones públicas están envueltas en un clima de incertidumbre y dudas. A esto se le suma unos niveles de desempleo por las nubes -sobre todo en lo que respecta al juvenil. Además, la tecnología está a nuestro favor para hacer cada vez más cómodo el proceso de invertir de forma periódica. No cabe duda de que debemos ir ahorrando cuanto antes y de manera constante. Caminante no hay camino, se hace camino al andar.

Para sacarle partido a tus ahorros no necesitas contar con una gran fortuna de primeras. Aportar cada mes una pequeña cantidad es una opción muy interesante para aquellos que quieren empezar a invertir. En fondos como Olea Neutral no existe un mínimo por lo que dar ese primer paso es muy fácil. La clave está en integrar el ahorro constante en nuestro día a día; y una vez esto sea así, podremos ir adecuando los importes a nuestras circunstancias y nuestros objetivos.

Las inversiones periódicas en un fondo como Olea Neutral te permiten sacarle el máximo partido a la rentabilidad compuesta. Además, se diluyen los riesgos, ya que se diversifican los momentos de entrada. Todo son ventajas, así que… ¿por qué no empezar a ahorrar hoy mismo?

Pegue también este código inmediatamente después de la etiqueta de apertura:

Las cualidades del buen gestor de fondos

Las cualidades del buen gestor de fondos

Ideas de inversión

Arancha Gómez

14 de abril de 2021

4 minutos

Existen fondos de inversión muy variados. Entre ellos hay diferencias más o menos evidentes, como sus objetivos de rentabilidad, el riesgo que asumen, su trayectoria o su asignación de activos. Pero hay algo que los hace prácticamente únicos: sus gestores. En este post te contamos cuáles son las cualidades del buen gestor de fondos.

Los mercados, como sabemos, son impredecibles. Por eso, lo que hay que hacer no es intentar controlarlos sino saber adaptarse a ellos. En ocasiones, se utilizan fenómenos naturales para referirse a los mercados financieros. Seguro que no es la primera vez que escuchas que un gestor es como un capitán de barco que debe capear las inclemencias del tiempo en mitad del mar. Y es que, cuanto mejores sean los gestores mejor se adaptarán al mercado. Cuanto más ducho el capitán, más garantías de llegar a buen puerto.

Cualidades del buen gestor

Un buen gestor tiene que aportar experiencia, haber vivido ciclos económicos completos, y haber sido parte implicada en las diferentes vicisitudes de mercado. Esto además de mejorar los resultados del fondo nos aportará la calma necesaria como clientes para poder aguantar mejor la inversión.

Pero además de la experiencia, la formación también es clave. Los gestores se han preparado para manejar de manera solvente las herramientas que el mercado pone a su disposición.

Otro factor relevante es el trabajo en equipo. Contrastar ideas siempre es un ejercicio que aporta valor, y cuatro ojos ven más que dos.

Por último, hablemos de una cualidad que se suele dar por descontada pero que es primordial: la independencia. No nos referimos a tener conflictos de interés, sino a la información que se maneja. Muchas veces, el gestor de un fondo bebe del informe de mercado que hace su propia entidad; o, en el mejor de los casos, de un número limitado de fuentes de información externa. Para el buen funcionamiento del fondo, es importante que la información que se maneje sea independiente, plural y contrastada.

En definitiva, las cualidades del buen gestor de fondos pasan por tener una amplia experiencia, una buena formación, por ser capaz de trabajar en equipo y ser independiente. Y aunque estos atributos no puedan garantizar per se buenos resultados, sí lo hacen más probable. Porque los mercados, como el mar, no tienen caminos trazados.

Pegue también este código inmediatamente después de la etiqueta de apertura:

Olea Gestión y los 'family offices'

Olea Gestión y los ‘family offices’

Ideas de inversión

Arancha Gómez

30 de marzo de 2021

4 minutos

Los Family Offices, Multi Family Offices o los grandes patrimonio, cualquiera que sea su forma jurídica, buscan los análisis de mercado de mejor calidad y las opiniones más cualificadas para construir su estrategia de inversión. En estas grandes fortunas, la diversificación en la inversión es un requerimiento necesario; y la preservación de capital, una restricción que deben acompañar con inversiones en diferentes temáticas  y sectores.

Cuando nos aproximamos a estas instituciones, es frecuente que su equipo de análisis desarrolle sus tesis de inversión en diferentes bancas privadas, así como que conjuguen su visión de mercado con las de los banqueros o analistas de las propias entidades en las que tienen depositadas sus posiciones.

En el mercado español, existen muchas gestoras que desarrollan su actividad regular dentro de grupos bancarios nutriéndose de grandes redes comerciales para generar negocio. Existen también otras de carácter independiente que operan en el sector desde hace décadas y que tienen una visión y una opinión propia del mercado. Son gestoras un poco más libres. Estas, sobreviven exclusivamente gracias a su buen hacer, y pueden aportar visiones muy enriquecedoras para un comité de inversión. Sirva nuestro ejemplo, el de Olea Gestión:

Olea Gestión y los family offices

En Olea contamos con dos gestores con más de 30 años de experiencia invirtiendo en mercados, y con el foco principal puesto en la renta fija. Son especialistas en la “macro” y expertos en deuda de empresas y gobiernos. Un universo, el de la renta fija, que como sabemos, puede ser tan amplio como el de la renta variable. Claro que, por la evolución que atravesamos, conlleva una especial dificultad en su gestión.

Según nuestra experiencia, diversificar entre gestores y no solo entre tipos de activos y temáticas, complementa y favorece el contraste de visiones. El mercado requiere visiones de medio y largo plazo para conseguir rendimientos razonables y estables.   

Rafael Peña y Hernán Cortés, gestores de Olea Neutral, fondo que opera desde el año 2004, han complementado su labor como gestores con la asistencia a comités de inversiones en diferentes entidades. Asimismo, han compartido su visión global de mercado con diferentes organizaciones o grupos familiares, participando en el dibujo de la situación de los mercados y en el diseño de la correcta planificación para su navegación.

Una gestora nacional de las características de Olea Neutral y con la experiencia de nuestros gestores, puede resultar una alternativa de producto sólida. Cuenta con una historia y unos resultados contrastables. Contar con su opinión y experiencia en la construcción de la asignación de activos de un gran patrimonio puede ser una opción a valorar.

Pegue también este código inmediatamente después de la etiqueta de apertura: