Compartir:

¿Has oído hablar del interés compuesto y te has preguntado qué es? ¿O tal vez has escuchado decir que es la “octava maravilla del mundo” según Albert Einstein, pero no entiendes a qué se debe esta denominación? No te preocupes, en este artículo resolveremos todas tus dudas porque nos adentraremos en las profundidades del interés compuesto.

Hoy hablaremos de esta herramienta financiera y te contaremos cómo te puede ayudar a acumular rendimientos con el paso del tiempo. ¿Estás preparado? Pues acompáñanos para descubrir cómo el interés compuesto puede transformar tu futuro financiero.

Qué es el interés compuesto

El interés compuesto consiste en aplicar un interés acumulativo sobre la aportación del capital inicial, conocido como principal, como sobre la aportación de los intereses acumulados que ya se han ido generando con el tiempo. En otras palabras, se puede expresar como “interés sobre el conjunto del inicial y los intereses”.

Tal es su importancia en el mundo de las finanzas que, en la actualidad, se trata de una de las herramientas más poderosas en el sector de las inversiones y la creación de riqueza a largo plazo. La razón principal por la que crece el dinero de manera tan exponencial con el interés compuesto en comparación con el interés simple es que el interés simple se calcula tan sólo sobre el capital inicial, mientras que como decimos anteriormente, el interés compuesto se calcula sobre la suma del capital inicial junto a los intereses añadidos que se han ido acumulando. 

Cómo funciona el interés compuesto

Una manera sencilla para entender mejor cómo funciona el interés compuesto, consiste en imaginar que tienes una cantidad de dinero en una cuenta de ahorros que te renta un cierto porcentaje de interés cada año. Al final del primer año, ganarías interés sobre tu capital inicial. Pero en el segundo año, no sólo ganarías interés sobre tu capital inicial, sino también sobre los intereses que ganaste en el primer año. Este proceso continúa año tras año, y con el tiempo, este efecto acumulativo dará lugar a un crecimiento significativo de tu inversión inicial.

La fórmula para calcular el interés compuesto es: A = P (1 + r/n) ^ (nt)

Donde:

  • A es la cantidad de dinero acumulada después de n años, incluyendo intereses.
  • P es la aportación principal (principal).
  • r es la tasa de interés anual (en decimal).
  • n es el número de veces que se compone el interés por año.
  • t es el tiempo que el dinero está invertido en años.

Es importante dejar claro que el interés compuesto es más efectivo a largo plazo, ya que cuanto más tiempo dejes tu dinero para que se vaya acumulando interés, más beneficios irás obteniendo por parte del interés compuesto. Por lo tanto, una estrategia de inversión a largo plazo puede ser muy beneficiosa gracias al poder del interés compuesto.

Ejemplo real de cálculo del interés compuesto

Para ver más claro los rendimientos que puedes obtener aplicando la fórmula del interés compuesto, vamos a ejemplificar un caso empleando cifras concretas. Supón que inviertes 10.000€ en una cuenta que ofrece una tasa de interés anual del 5%, y que dicha tasa se capitaliza anualmente. Si quieres saber cuánto dinero obtendrás después de 10 años, lo calcularemos de la siguiente manera utilizando la fórmula del interés compuesto:

A = P (1 + r/n) ^ (nt)

donde, como hemos visto anteriormente:

A es el capital acumulado después de n años, incluyendo el interés.

P es el principal (la aportación inicial), en este caso 10.000€.

r es la tasa de interés anual (en forma decimal), en este caso 0,05 (5% expresado en decimal).

n es el número de veces que se compone el interés por año, en este caso 1 (ya que la tasa se capitaliza anualmente).

t es el tiempo en años, en este caso 10 años.

Sustituyendo los valores en la fórmula obtenemos:

A = 10.000 * (1 + 0.05/1) ^ (1*10)

A = 10.000 * (1.05) ^ 10

A = 16.288,95 €

Por lo tanto, después de 10 años, tus 10.000€ iniciales se habrán convertido en  aproximadamente 16.288,95€ gracias al poder del interés compuesto. ¿Qué te parece?

Beneficios del interés compuesto

Como has podido comprobar, el interés compuesto es una herramienta financiera que sin duda debes de valorar en tu estrategia de inversión a largo plazo. Entre sus principales beneficios, encontrarás los siguientes:

1. Crecimiento de la inversión

Como ya hemos comentado anteriormente, el interés compuesto te ayuda a incrementar tu inversión inicial de manera exponencial a largo plazo, ya que los intereses generados se suman a la aportación inicial, creando un ciclo de generación de intereses sobre intereses.

2. Fomenta el ahorro y la inversión a largo plazo

El interés compuesto es más efectivo cuando se le da tiempo para que actúe y comience a desplegar sus efectos. Esto incentiva a los inversores a ahorrar e invertir su dinero durante un período de tiempo más largo.

3. Potencial para mayores retornos

Las inversiones que utilizan el interés compuesto tienen el potencial de ofrecer mayores retornos en comparación con las inversiones que se obtienen empleando únicamente el interés simple.

4. Flexibilidad

El interés compuesto está presente en distintos productos de ahorro e inversión, adaptados a cualquier perfil de inversionista como cuentas corrientes, fondos de inversión, depósitos bancarios, etc.

5. Reinversión automática de ganancias

La fórmula empleada en el interés compuesto hace que los rendimientos se reinviertan automáticamente. Esto ayudará a obtener más beneficios sin necesidad de buscar otras alternativas de inversión.

Eres inversor, ¿te interesa el interés compuesto?

Si a ti también te interesa el interés compuesto pero te preguntas si es apropiado para tu perfil de inversor, te vendrá bien saber que el interés compuesto es una herramienta financiera valiosa para todo tipo de inversores, desde principiantes hasta expertos. En particular, se trata de una herramienta financiera recomendable para los siguientes:

1. Inversores que apuestan por el largo plazo

Dado que el poder del interés compuesto se acrecienta con el paso del tiempo, aquellos inversores que tienen un horizonte de inversión a largo plazo pueden beneficiarse enormemente. Esto puede incluir personas que están ahorrando para la jubilación, la educación universitaria de sus hijos, o cualquier objetivo financiero a largo plazo.

2. Inversores principiantes

Si eres un inversor que empieza a dar sus primeros pasos en el mundo financiero, el interés compuesto puede ser una excelente manera para comenzar a construir tu patrimonio. Entre sus principales ventajas, encontrarás que no necesitas grandes sumas de dinero para empezar; incluso pequeñas contribuciones regulares pueden sumar significativamente con el tiempo gracias al interés compuesto.

3. Inversores pasivos

Aquellos que prefieren una estrategia de inversión “configurar y olvidar” también pueden beneficiarse del interés compuesto. Una vez que inviertes el dinero, el interés compuesto sigue trabajando por sí solo. Es decir, a través del interés compuesto se siguen reinvirtiendo automáticamente las ganancias que se van generando, sin que tengas la necesidad de intervenir constantemente.

4. Inversores que buscan independencia financiera

Para aquellos que aspiran a conseguir la tan ansiada independencia financiera, el interés compuesto puede convertirse en su aliado perfecto. Los rendimientos obtenidos por la inversión con el paso del tiempo pueden utilizarse para cubrir los gastos vitales del día a día.

Cómo invertir en interés compuesto con Olea Neutral

Si te interesa invertir con interés compuesto, Olea Neutral es el fondo de inversión que estás buscando. Este fondo nació en enero de 2004 y desde entonces ha reportado a sus inversores una rentabilidad anual del 5,41% a finales de abril de 2024. Puedes ver los resultados que hemos obtenido hasta ahora en esta página.

Olea Neutral invierte aproximadamente el 50% de su patrimonio en renta fija, y de ese porcentaje que destinan la mitad está dedicado a activos de poco riesgo y  la otra mitad a emisiones más arriesgadas (entre los que se encuentran los bonos corporativos híbridos o los bonos AT1). Por su parte, la renta variable está enfocada en Europa y Estados Unidos, a sectores tecnológicos,  bancarios e infraestructuras entre otros. En Olea hacemos una gestión activa, decidiendo según el escenario de mercado qué porcentaje invertir, en dónde o con qué tipo de activo. Cuidamos mucho el control del nivel de riesgo que  asumimos en cuanto a renta variable, tipos de interés, crédito y divisas, además del momento de mercado. Puedes conocer más sobre nuestro fondo y unirte a él como inversor aquí

 

—–

Este documento y su contenido no constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra, venta o suscripción de valores u otros instrumentos, ni constituye una recomendación personal.
La información contenida en este documento se ha obtenido de fuentes consideradas fiables, pero Olea Gestión no garantiza su exactitud, integridad o exhaustividad. La información aquí contenida está sujeta a cambios sin previo aviso.
Las posibles inversiones descritas en este documento pueden no ser adecuadas para todos los destinatarios, por ello, a la hora de considerarlas, le invitamos a tener en cuenta su propio perfil y características como inversor y a buscar su propio asesoramiento, si lo considerase oportuno. También debe considerar los objetivos, riesgos, cargos y gastos asociados con un servicio o producto de inversión antes de tomar una decisión de inversión.
Ni Olea Gestión ni ninguno de sus empleados o representantes aceptan responsabilidad alguna por cualquier pérdida directa, indirecta o consecuente derivada de cualquier uso de este documento o de su contenido.
La inversión en fondos conlleva principalmente los siguientes riesgos: riesgo de tipos de interés, riesgo de crédito, riesgo de mercado, riesgo de contraparte, riesgo de valoración, riesgo de divisa, riesgo de concentración, riesgo de país, riesgo de inflación y riesgo de derivado. Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras.
Para cualquier información adicional sobre los productos de inversión de Olea Gestión y su funcionamiento pueden consultar el Folleto Informativo, el DFI y el Reglamento de Gestión en la página web de OLEA www.oleagestion.com o solicitar una copia de éstos en la siguiente dirección de correo electrónico: oleagestion@oleagestion.com.