Especial BCE: la decisión de Lagarde

Arancha Gómez

6 de junio de 2024

4 min de lectura

En el programa especial del Banco Central Europeo de Capital Radio, emitido mientras se anuncia la decisión de bajada de tipos y se esperan las declaraciones de Christine Lagarde, Hernán Cortés, gestor de Olea Neutral, nos da su visión sobre esa decisión del BCE.

Ve la intervención:

Resumen de la intervención de Hernán Cortés:

Quedan segundos, ¿qué va a hacer el Banco Central Europeo? ¿Qué va a anunciar?

Lo previsible, bajarán los 25 puntos básicos que tiene bastante sentido. Tomando el tipo de interés del 4%, que es el que domina el interbancario, y una inflación del 2,5%, obtenemos un punto y medio de rentabilidad real en los tipos de intervención. Parece muy excesivo teniendo en cuenta que el crecimiento económico va a estar, previsiblemente, por debajo del 1%. Ya toca empezar a reducir.

Si no hubiera telegrafiado esta bajada de tipos de interés prevista, quizá con los últimos datos de inflación que tenemos, ¿el BCE hubiera esperado un poco más?

Sí estaba previsto que repuntasen un poco porque la energía, que pesa muchísimo en el índice, había repuntado no solo en Europa sino en la mayor parte del mundo. Ya contaban con ese repunte.

El BCE cumple con el guión y baja los tipos. ¿Qué va a pasar ahora? ¿Lagarde va a dar pistas?

Lo más seguro es que el discurso de Lagarde no difiera demasiado del de ayer del gobernador del Banco de Canadá. Al final, y tiene todo el sentido, todos los bancos centrales están esperando a la evolución de la economía y de la inflación y en base a ello seguirán recortando. Básicamente es lo que dijo el gobernador de Canadá: si esto continúa como prevemos y la inflación se continúa moderando, seguiremos bajando tipos. En Europa es fácil que la inflación continúe a niveles muy moderados, probablemente no alcance el objetivo del 2% hasta 2025, pero en cualquier caso con crecimientos bastante modestos y una política fiscal mucho menos expansiva que la de EE.UU. es fácil que se acerque la inflación a niveles objetivo a finales de año. De cualquier manera, mientras se mantenga en niveles por debajo del 2,5%, seguimos teniendo unos tipos reales demasiado elevados para unos crecimientos tan bajos. La situación es bastante diferente a la de EE.UU.

La cuestión salarial es importante. La propia Christine Lagarde le ha dedicado muchos análisis en las ruedas de prensa y hoy seguro que vuelve a insistir en ello. Tener presiones salariales son un factor que facilita que la inflación esté más alta durante más tiempo.

Sin duda. La razón por la que los salarios están creciendo es principalmente porque el paro está en mínimos históricos tanto en Europa como en EE.UU. En la medida que no hay paro la presión sindical es más fuerte que cuando no hay tanto empleo. El tema del paro está claro que hay que tener en cuenta que le quita presión a los bancos centrales para bajar los tipos por dos motivos: el crecimiento de los salarios va a ser más elevado y eso puede generar inflación por un aumento de la demanda y porque, al no haber paro, la presión política para bajar tipos, que crezca la economía y se reduzca el paro es mucho menor. Hay menos demanda de bajada para mejorar el problema del paro porque no hay problema con el paro.

La subida de tipos de interés es la que ha permitido que los bancos comerciales mejoraran su margen de intereses. ¿Qué pasa a partir de ahora con otras dinámicas directamente relacionadas con la economía como esos márgenes de la banca, la previsibilidad de resultados de entidades financieras…? ¿Va a tener impacto?

Los bancos lo que necesitan es tener una curva de tipos de interés normalizada, lo que no pueden tener son los tipos en negativo porque entonces es imposible ganar dinero. Mientras los tipos estén en positivo y en zonas de 1,5%-3% podrán ganarse la vida razonablemente bien. Por el lado del margen financiero la cosa está bien siempre que los tipos de interés estén positivos. Por otro lado, unos tipos de interés más bajos facilitarán que haya una mayor demanda de crédito que ahora mismo está siendo muy baja, en España es 0 o negativa. En la medida que haya tipos más bajos habrá más demanda de crédito, cosa que necesitan los bancos para que les crezca el beneficio, y habrá menos posibilidades de que te impaguen porque la carga financiera tanto para familias como empresas va a ser menor. El escenario para los bancos es mejor con tipos entre el 2% y el 3% que entre el 4% y el 5%.

Y la carga financiera del Estado. En los medios nos hemos hecho eco de la fuerte demanda de letras por parte del inversor español que es más conservador y la realidad es que para el Tesoro pagar tipos más elevados supone una mayor carga financiera.

En los últimos años, especialmente después del Covid, el nivel de endeudamiento de los Estados ha sido brutal y eso les ha puesto a casi todos, menos a Alemania, en deuda PIB al 100%. Cuando te endeudas tanto, esas subidas consumen gran parte del presupuesto de los Estados. Han sufrido mucho y están deseando que bajen para poder aligerar su cuenta de resultados.

Uno de los problemas que tuvo la banca mediana americana, cuando empezaron a caer las entidades, fue precisamente la valoración en balance de la deuda que tenían después de las subidas de tipos de interés. Estamos jugando con fuego.

En ese caso sí. Son bancos que habían abusado del riesgo de tipos de interés en el balance por el lado del activo. Cuando los bonos que has comprado a rentabilidades del 1% suben a rentabilidades del 4% el precio de esos bonos se deteriora y resulta que el pasivo no lo tienes ajustado con el activo y tienes un problema importante. Pero han sido bancos contados los que han sufrido eso, los bancos grandes no tuvieron problema.

Finanzas para inexpertos

¿Cuándo esperar movimientos en los tipos de interés de referencia de los bancos centrales?

Como ya hemos comentado en anteriores ocasiones, los tipos de interés son un instrumento utilizado en las políticas monetarias de los bancos centrales para controlar la inflación. Eso sí, deben utilizarse con cautela ya que también afectan negativamente al crecimiento económico. 

Teniendo lo anterior en cuenta, podemos esperar subidas de tipos cuando la inflación sea elevada y el crecimiento económico esté a unos niveles razonables. Las bajadas llegarán cuando la inflación se devuelva al 2%, el nivel objetivo de la mayoría de bancos centrales, y el crecimiento se encuentre debilitado y necesite un impulso. Por eso en Olea esperamos bajadas en Europa, la inflación está ya muy cerca del objetivo y el crecimiento, por debajo de potencial, necesita de un empujón para recuperarse. Por el contrario, en EE.UU. no vemos descabellado que no hagan ninguna bajada hasta el año que viene porque su crecimiento aguanta con mayor resiliencia y la inflación sigue muy alejada de ese 2%.

Finanzas para inexpertos

La relación entre la banca y los tipos de interés

Ya hemos visto que los bancos comerciales se han visto beneficiados por las intensas subidas de tipos de interés realizadas por parte de los bancos centrales. Esos tipos de interés de referencia son los que marcan cuánto cobrará un banco comercial al ofrecer financiación por lo que unos tipos altos les permitirá sacar un mayor beneficio por cada euro prestado.

Pero no todo son ventajas a la hora de elevar los tipos. Como en casi cualquier negocio, un precio más alto significa una demanda más baja. Ahora mismo los tipos de los bancos centrales son demasiado elevados y funcionan como barrera de acceso a la financiación. Si bien es cierto que los bancos comerciales están teniendo mejores resultados que antes de las subidas, esto es porque veníamos de una situación de tipos 0%. El punto óptimo lo veremos en algún lugar intermedio entre ese 0% y el 4% europeo o el 5% estadounidense. Para nuestro gestor, ese óptimo se halla con unos tipos entre el 2% y el 3%.

 

También te puede interesar:

Pegue también este código inmediatamente después de la etiqueta de apertura:
Compartir: